• OFERTA
  • OFERTA
  • OFERTA

LIMPIEZA Y CONSERVACIÓN DE LOS JUGUETES SEXUALES

¡El uso de juguetes sexuales te cambiará la vida! Sin embargo, estos productos son más que un juguete y deben mantenerse limpios. Es fundamental tener cuidado con su limpieza y conservación. De esta forma nos durarán mucho más (¡buenas noticias para nuestro bolsillo!) y evitaremos la posibilidad de contraer infecciones, hongos e incluso enfermedades de transmisión sexual. Pero, no temas. Tan solo tienes que seguir un par de trucos para poder disfrutar de tu juguete sexual de una manera higiénica y segura.

LA LIMPIEZA ES CLAVE

La mayor parte de los juguetes sexuales se pueden lavar con agua tibia y jabón neutro (sin químicos, perfumes ni alcohol añadido). Pese a todo, es importante fijarse en el material del que está hecho. Por ejemplo, los vibradores de silicona están diseñados para aguantar la humedad y las altas temperaturas, por lo que es posible limpiarlos con agua hirviendo (a menos que contenga algún mecanismo interno, como pilas, que lo impida). Por el contrario, los juguetes de látex y gelatina no son tan resistentes al calor y no se deben lavar con agua muy caliente.

Puede que hayas leído en algún sitio la posibilidad de meterlo en el lavavajillas. No es recomendable ya que no hay garantía de que vayan a seguir funcionando tras el lavado. ¡No te compliques la vida! Un poco de agua y jabón (con un PH de 5.5, similar al de nuestra piel) y listo. ¿Que quieres estar 100% seguro de que tu juguete está limpio? Entonces lo mejor es utilizar productos de limpieza específicos para juguetes sexuales como los que te ofrecemos. Estos productos son de fácil aplicación y para todo tipo de juguetes sexuales, incluso los que están hechos de un material más delicado.

Es esencial lavar tu juguete antes de guardarlo, pero también te recomendamos lavarlo antes de su uso en caso de que haya cogido polvo. Cuando los estés lavando, ten cuidado con las ranuras de carga y las pilas.

No tires tu juguete al primer cajón que tengas a mano

El lugar donde guardes tu juguete también es importante. Lo mejor es meterlo en un neceser o caja. Un espacio fresco y seco, donde no haya luz para evitar que el juguete se llene de polvo o bacterias. Muchas veces el propio producto viene con bolsitas donde lo puedes guardar.

OTROS CONSEJOS

-Utiliza el lubricante adecuado; evita los de base de silicona o aceite y opta por un lubricante con base de agua.

-Recubre el juguete con un preservativo (especialmente los que se introducen en tu cuerpo). Ya sea para masturbarte o en pareja, el preservativo ayudará a mantener la higiene durante el sexo.

-Recuerda, estos trucos permitirán que tu juguete dure más, pero ningún producto dura para siempre. Cuando notes algo extraño con tu juguete, ¡cámbialo! Especialmente al empezar, muchas veces no conocemos nuestros gustos y elegimos un poco a ciegas. Tu primer juguete no tiene por qué ser el que utilices para siempre. Explora y hazte con varios distintos.

De todas formas, lo mejor que puedes hacer es siempre leer las instrucciones de conservación y limpieza del propio producto para saber al 100% cómo lo debes cuidar.

Título

Ir a Arriba