• ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • OFERTA
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!

ACEITES


El ser humano necesita contacto físico. Está en nuestra naturaleza. Ya desde pequeños, lloramos para que nos cojan en brazos y nos presten atención. Buscamos mimos en nuestra familia y, con el paso de los años, también en nuestros amigos y parejas. No hay nada como un abrazo reconfortante para superar un mal momento. Una caricia para relajarnos o un apretón de manos para saber que no estamos solos. El contacto lo es todo. Y el sexo no es la excepción.

La imagen actual del sexo en Internet no representa para nada la realidad. Y aunque poco a poco se está intentando remediar este problema, todavía queda mucho camino por recorrer.

Uno de los mayores errores es la creencia de que el sexo consiste únicamente en las cuatro cosas básicas. La penetración, el sexo oral, el sexo anal y poco más. Sota, caballo y rey. Un orgasmo y hemos acabado. ¡No podrían estar más equivocados! El sexo engloba muchísimo más. Es una experiencia completa. Un conjunto de sensaciones y emociones. Cuando empezamos a explorar el mundo de la sexualidad no hay nadie que nos diga que la sensualidad es un elemento clave en las relaciones sexuales.

ACEITES SENSUALES

Y es que la sensualidad es una parte muy importante del sexo. Y el uso de aceites puede jugar un papel fundamental a la hora de crear el ambiente erótico ideal. Un ejemplo son los masajes. Los aceites te permitirán explorar tu propio cuerpo y el de tu pareja. Conoceros el uno al otro. Qué os gusta y qué no. Es una buena forma de deshacerse del estrés del día y relajarse. Dejarse llevar. El sexo no es siempre fácil. Y especialmente para las mujeres, es necesario estar en el estado de ánimo adecuado para poder disfrutar del momento.

Un masaje te puede ayudar a “preparar el terreno” además de ser una experiencia placentera de por sí. Y aunque los masajes pueden efectuarse perfectamente sin aceites, estos productos llevan la experiencia a un nivel superior. No hay nada como el aroma de un aceite para sentir como la tensión abandona lentamente tus hombros y pecho. Y la textura aceitosa es más suave que la seda. Siente todos y cada uno de los nervios de tu cuerpo deleitarse bajo el contacto travieso de las yemas de los dedos de tu pareja.

Recuerda, el sexo no es todo fuego, violencia y pasión. Es un momento para disfrutar y compartir risas y sensaciones. Para olvidarse de todos los problemas que nublan tu mente y recargar las pilas. Todo el mundo necesita un pequeño respiro de vez en cuando y tú no eres la excepción. ¿A qué estás esperando para probar nuestros aceites y disfrutar de ese descanso tan merecido?

Título

Ir a Arriba