Los meses más calurosos del año son también los más calientes, y esto es un hecho científico. Múltiples estudios y encuestas revelan que julio y agosto son los meses en que la gente tiene más sexo. Y oye, eso tiene sentido: el verano significa más horas de luz, menos ropa y, a menudo, también más tiempo libre.

El sexo en verano puede ser “caliente” en muchos sentidos. Si alguna vez has intentado hacerlo a 30 grados y sin aire acondicionado, sabrás que a veces hace demasiado calor como para querer tocar a alguien, incluso a la persona más sexy del mundo.

Pero eso no es más que una razón para ser creativos, por lo que te damos algunas ideas sexuales para el verano, ya sea viendo cómo se masturba tu pareja, centrándote en posiciones con menos contacto o metiéndose juntos en una ducha fresca.

Cambia de posición

Evita el misionero, y minimiza la transpiración, con una posición menos centrada en el contacto, como el estilo perrito, la amazona (o cowgirl) y el sexo oral. Ten en cuenta tu nivel de sudoración y el de tu pareja, y usa tu imaginación y algunos juguetes eróticos exclusivos.

Si eres mujer y tu pareja tiende a ser más sudorosa, el sexo en la posición de amazona es esencial para el verano. Así puedes hacer todo el trabajo, lo que significa que tu pareja no se pondrá a sudar sobre ti. Además, puedes controlar el ritmo para asegurarte de tener un orgasmo increíble.

Sexo en la piscina

Una de las ideas sexuales más refrescantes y divertidas. Sólo asegúrate de que estás en una piscina privada y no teniendo sexo en una piscina pública. Aunque puede ser estimulante y voyeurista evitar que te pillen o te vean en una piscina pública por la noche, es completamente contrario a la ley.

Nada puede hacer que una experiencia sexual se detenga más rápido que un arresto por indecencia y tener sexo en público.

Sexo en el mar y en la playa

El verano es el momento de hacer realidad esta fantasía, en caso de que lo hayas pensado alguna vez (¿y quién no?). Puede ser una cita romántica en una playa vacía a la luz de la luna, o un encuentro más atrevido a la luz del día, ocultos a la vista de los que toman el sol.

La flotabilidad que proporciona el agua de mar puede hacer del sexo algo imperdible. Aunque te sugiero que lo hagas en un lugar lo más privado posible. Y si lo vas a hacer sobre una playa solitaria, solo asegúrate de que no se mete nada de arena porque ¡ay!

  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!

    Satisfyer Men One

    26,00 

En la ducha

Después de ese sexo sudoroso, es hora de pasar al segundo asalto con el sexo en la ducha. Mantén la temperatura del agua fría. Si te preocupa resbalar, puedes besarte y tontear en la ducha antes de pasar a la cama.

Masturbación mutua

¿Demasiado calor para juntar los cuerpos? Entonces prueba a masturbarte junto con tu pareja. Ver a otra persona masturbarse puede ser muy sexy, y aún mejor ayudarle a lograr el orgasmo. Muchas parejas aún no prueban esta increíble experiencia.

Sexo con cubitos de hielo

Si tienes que mantenerte hidratado en verano, también puedes hacerlo de forma divertida. Los cubitos de hielo son perfectos para provocar y tentar, y añadir nuevas sensaciones a tu repertorio sexual. Experimenta con el juego de la temperatura durante el oral.

Una aventura de verano

Una de las mejores cosas de no tener una relación cuando llega el verano es el hecho de poder tener una aventura de verano. Y esto significa casi siempre sexo de verano. ¿Y si ya tienes una relación, pero quieres darle un poco de sabor a las cosas? Queda con tu pareja en un lugar público para fingir que son desconocidos y así tener esa “aventura”.