Los juguetes sexuales hacen cosas que nuestro cuerpo no puede hacer, como pulsar y vibrar. Estas nuevas sensaciones pueden ayudar a muchas personas a tener experiencias orgásmicas más constantes y frecuentes, o complejas e intensas.

Y la gran variedad de experiencias que se ofrecen puede ayudar a las parejas a mantener sus relaciones sexuales variadas e interesantes, lo que sin duda ayuda a mantener el deseo a largo plazo. Suena bien, ¿verdad?

Pero incluso cuando los tabúes en torno al uso de juguetes sexuales en general desaparecen, muchos todavía dudan en abordar la idea de llevar un juguete a la cama con la pareja.

¿Te gustaría saber cuáles son los mejores juguetes sexuales para principiantes y cómo llevarlos a la cama? Precisamente de eso hablaremos hoy, así que es tu día de suerte.

El momento lo es todo

Uno de los mayores errores que puedes cometer cuando intentas presentar los juguetes sexuales a tu pareja es intentar sacarlos durante el sexo. A menos que sepas que tu pareja aprecia las sorpresas durante el sexo (y hay mucha confianza), esto puede aumentar la ansiedad y la presión, lo que podría sacar a relucir inseguridades o crear conflictos.

En su lugar, reserva un tiempo fuera del sexo para conversar sobre la incorporación de juguetes a vuestro juego. Si nunca habéis tenido una conversación de este tipo, mencionar los juguetes puede ser un buen punto de partida para abrir un diálogo íntimo más amplio.

Pero, si no estás seguro de cómo empezar puedes enmarcarla como una idea que encontraste en un artículo, en una charla online o con un amigo. Uno de los juguetes sexuales de iniciación más interesantes es el huevo masturbador Egg Single Crunchy, que no necesita baterías ni lubricante.

  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!
  • ¡Oferta!

    Vara Masajeadora Negro

    33,88 

No critiques ni te disculpes

No importa cuándo o cómo empieces la conversación, intenta no relacionar tu interés por los juguetes con una crítica explícita o una frustración con el sexo que estás teniendo actualmente. Eso haría que tu pareja se sienta insegura.

Tampoco te disculpes ni evites tus propios deseos, ya que es una buena forma de generar ansiedad y estrés en una o ambas partes de la conversación. En su lugar, intenta mostrar los juguetes sexuales de iniciación como una de las muchas cosas excitantes que podéis probar juntos.

Un excelente juguete para probar juntos es una vara masajeadora de silicona. No solo es potente y ligera, sino que hay cientos de formas de usarla a solas o en pareja.

No fuerces la idea

Si tu pareja no está abierta a la conversación o a la idea de utilizar juguetes sexuales de iniciación, no insistas ni des un ultimátum. En lugar de eso busca hablar, en ese momento o más adelante, de por qué esa idea les incomoda, y luego encontrar formas de abordar los miedos o estigmas que puedan surgir sobre los juguetes o sobre el sexo.

Si tu pareja está interesada en explorar el potencial de los juguetes, trata de no dictar cómo serán los juguetes que vais a usar juntos y cómo los vais a usar. En lugar de eso, sigue hablando, en esa primera conversación y más adelante, sobre los tipos de sensaciones que ambos disfrutan o están interesados en explorar.

Una excelente opción para explorar sensaciones en solitario es el Satisfyer Penguin. Su diseño es muy curioso y agradable, pero lo mejor es su estimulación del clítoris con ondas de presión que puede llevar a poderosos orgasmos.

Relájate y disfruta

Por supuesto, con tantos juguetes para elegir, la selección puede ser desalentadora. Recuerda que no hay prisa. Tómate tu tiempo para explorar las opciones juntos: Lee las reseñas de los juguetes, consulta a amigos y expertos y, una vez que compres uno o varios juguetes, explora las formas de utilizarlos.

Y recuerda que, aunque las cosas no salgan a la perfección o como esperabas, todo forma parte del viaje que estás haciendo. Y… ¡eso es todo! Sigue estos sencillos y flexibles pasos y estarás bien encaminado en el amplio y maravilloso mundo de los juguetes sexuales de iniciación.