El liguero como prenda íntima, es una de las más femeninas y relacionadas con la mujer. Es una pieza de lencería práctica, pero a la vez sugerente que enloquece a quienes pueden admirarla sobre los muslos de una mujer. No obstante, a pesar de ser una hermosa prenda digna de colección, muchas mujeres no la usan por muchos motivos.

Sea porque vivas en clima cálido, no sabes usarlo o te da corte vestirlo en momentos íntimos, nunca está demás aprender a usarlos. Por lo tanto, si tienes curiosidad de usar ligueros para medias, en este artículo te explicamos a fondo qué es un liguero y en qué circunstancias es mejor usarlos. ¿Te animas a seguir leyendo?

¿Qué es un liguero?

El liguero es una especie de cinturón que usan las mujeres para sujetar las medias. Se presenta en variedad de materiales, estilos y colores, además que tiene cuatro (o más) tiras de aproximadamente 5,1-10,2 cm de longitud.

La longitud de las correas es ajustable en algunos casos, y vienen con una pinza para sujetar las medias. En el caso de la parte trasera, posee un cierre que al igual que un sujetador, puede ajustarse a la talla de la mujer.

Por mucho tiempo, las medias se hicieron con una sola pieza de tela cosida. Los ligueros eran necesarios para que las mujeres mantuviesen las medias sujetas en sus piernas. En 1939, DuPont fabricó las primeras medias de nylon. En la década de 1940 el uso de las medias se puso de moda y la necesidad del liguero lo hizo más popular.

¿Cómo se usa un liguero?

Los ligueros se usan encima de cualquier ropa interior que lleves, como bragas o tangas. Por supuesto, deberás llevar medias hasta la mitad del muslo. Te recomendamos que, para ajustar las correas del liguero, te sientes en cualquier superficie. Luego, abre los clips de las correas del liguero, coloca las correas delanteras sobre las medias y después las correas traseras.

Conviene que no utilices medias con silicona en el interior del encaje. También puedes añadir correas al liguero para conseguir una mayor sujeción si es necesario. Otro aspecto a tener en cuenta es tu postura. Si te sientas o caminas mucho, las correas del liguero deben ser más largas que cuando estás de pie.

  • ¡Oferta!

¿Cómo cuidar de tu liguero?

Algunas mujeres se quejan de que sus ligueros no son duraderos, lo cual no depende estrictamente de su calidad sino de los cuidados que le des a esta prenda. Descubre cómo puedes cuidar tu liguero en unos sencillos pasos:

  • Quítate el liguero en tanto termines de usarlo, de manera que evites estirarlo demasiado.
  • Lava el liguero siempre a mano, con un jabón hipoalergénico y que tenga olor delicado.
  • Evita lavar el liguero en la lavadora, ya que este puede enredarse en cualquier recoveco de la misma.
  • No metas el liguero en la secadora, en especial si está elaborado con fibras que pudiesen dañarse con el secado.
  • No prestes tu liguero, pues al tratarse de una prenda íntima, es algo que hay que evitar compartir.
  • Luego que laves tu liguero, guárdalo en un lugar fresco y seco, a fin de evitar que cualquier factor externo lo deteriore (humedad, insectos, hongos, etc.).