Los juguetes sexuales son una invención increíble que sigue gozando de importancia en el mundo actual, especialmente porque cada vez salen modelos nuevos y más actualizados, con el propósito de cumplir fantasías sexuales, hacer las relaciones sexuales más entretenidas, además de complacer a quienes viven a solas.

Sin embargo, para que estos juguetes se vean bien cada vez que los uses y duren por más tiempo, es importante que mantengas el hábito de limpiarlos, sea con sustancias que tengas en casa o productos especializados. Por lo tanto, en este artículo te explicamos la importancia de limpiar tus juguetes sexuales y otros consejos adicionales.

Consejos para que tus juguetes sexuales duren más tiempo

Es un hecho que cuidar y limpiar tus juguetes sexuales te permite disfrutar de ellos por muchos años. Ten en cuenta que estos poseen una vida útil limitada, sobre todo porque con el paso del tiempo notarás cambios en su material, color o textura. De todas maneras, depende exclusivamente de ti sacarles partido a tus juguetes eróticos por más tiempo.

Debes saber que ciertos juguetes son más resistentes al agua que otros, aunque siempre habrá algunos que tengan partes más delicadas. En el momento que los laves, ten cuidado con los puertos de carga y otras ranuras. Quítales las pilas antes de lavarlos, de la misma forma que si no los vas a utilizar habitualmente.

Muchos confunden la definición de “sumergible” con “resistente al agua”. Que estos juguetes se puedan mojar no quiere decir que puedas sumergirlos. Por ende, asegúrate que tu juguete sexual lo permita. Evita lavar estos aparatos en el lavavajillas como recomiendan portales poco confiables y no uses lubricantes de aceite o siliconas en ellos, ya que esto podría dañar tu juguete.

¿Cómo limpiar tus juguetes sexuales de acuerdo con el material?

Limpia tus juguetes sexuales de acuerdo al material en que se encuentran fabricados:

Juguetes de silicona

Lo mejor es que los laves con un jabón neutro o con un producto de limpieza especializado. Los juguetes de silicona suelen ser resistentes a las altas temperaturas y a la humedad, así que pueden esterilizarse con agua hirviendo. Eso sí, hazlo con la condición que no tengan compartimentos internos para pilas u otros componentes susceptibles de estropearse.

Juguetes de látex y gelatina

En el caso de los juguetes de látex y gelatina, lo recomendable es que los laves con agua y jabón neutro o con un limpiador específico. Evita utilizar agua hirviendo, ya que esta solución no es compatible con el bienestar de tus juguetes y estos podrían dejar de funcionar.

Juguetes penetrables

Los juguetes sexuales que vienen en forma de vaginas en lata, además de lavarlos con agua tibia, jabón neutro o un limpiador especializado, numerosos fabricantes sugieren que uses polvos renovadores para aumentar su higiene y durabilidad. Aplícalos cuando el juguete se haya secado por completo.

Juguetes de plástico y acrílicos

Este tipo de juguetes suele ser más resistente, por lo que la limpieza queda un poco a tu criterio. Sin embargo, te recomendamos que en los juguetes de plástico y acrílicos utilices agua tibia y jabón neutro, o un limpiador de juguetes si tienes suficiente presupuesto.

Juguetes de cristal y de acabado metálico

Para este caso, usa agua templada, jabón neutro o un producto especializado. Si lo deseas, puedes desinfectar tus juguetes de cristal o metálicos hirviéndolos en agua por unos pocos segundos.

  • OFERTA

¿Qué tanto debes cuidar tus juguetes sexuales?

Considera que por mucho que cuides y limpies tus juguetes sexuales, con el transcurso del tiempo se dañan y en cualquier momento tienes que renovarlos. Y es que tu primer juguete sexual no tiene por qué ser el definitivo.

Con frecuencia, la primera vez que compramos juguetes eróticos no tenemos claro cómo funcionan o cuáles son tus tipos, por lo que adquirimos uno y luego nos damos cuenta que no termina de encajar con nuestros gustos e incluso nos comienza a llamar la atención otro juguete diferente.

Así que, ten mente abierta al comprar tus juguetes sexuales, cuídalos bien por el tiempo que estén contigo, y cuando se dañen dale la bienvenida a uno nuevo.